Sebastián Montoya vivió este fin de semana un escalalón más en sua escalara vitala. El piloto de la Escudería Telmex-Claro, presente y futuro del automovilismo colombiano, camina con dificultad en la primera temporada completa en la Fórmula 3, la primera categoría que precede a la esperada meta: la Fórmula 1.

El hijo del icónico Juan Pablo Montoya llega al Gran Premio de Baréin, cuya trayectoria principal estará en la madrugada de mañana (domingo, 3:55 am, TV de Star+), con mucho peso sobre sus hombros. Sebastián, quien había anticipado este diario que correría en esta categoría desde el año pasado, parece una figura de nombre en la media de jóvenes talentos de cara a la competición.

Piloto júnior de Red Bull, campo actual de constructores en F1; líder del Hitech, equipo británico de talla en divisiones menores; experimentado director sumando puntos en su debut el año pasado en la F3; deportista destacado por la F1 como uno de los 20 mejores prospectos para llegar a la cumbre del automovilismo; y protagonista de acuerdos comerciales con marcas como Unicoin y Hugo Boss.

Este es el perfil que atrapa todos los focos que miran hacia el futuro. Aun así, Montoya sabía que su verdadero objetivo está en casacomo se comenta en EL TIEMPO antes de afrontar su reto de este 2023.

(Puede leer: Camila Osorio define la ruta del tenis colombiano: ‘Mi meta es entrar al top 20’).

Un paso más cerca de la Fórmula 1

Sebastián Montoya y Juan Pablo Montoya.

Foto:

Agencia holandesa / Red Bull Content Pool

Fin del día: Sebastián Montoya va por su primera jornada completa en la Fórmula 3…

¡Siíí…! Me siento muy feliz, y la verdad es muy distinta de como lo esperaba. El año pasado sabía que estaba corriendo en la F3, pero no sabía con quién, había muchas cosas en el aire, muchos equipos interesantes… y me gustaría unirme a Hitech, como piloto junior de Red Bull, como lo pensé. Para ello basta con agradecer poder pasar el año con ellos.

Con todo este nombre, y hasta ahora han pasado 18 años… ¿Cómo analizar su proyección?

¡Sí, 18 años! (risas) esta conversación es donde solo vas a Baréin con mi madre. Me dijo: “¡Wow, son 18!”, y recuerdo que tengo mucha hambre de chiquito. Cuando yo era pequeña, el único que quería era querer que yo fuera un adulto, tener la libertad de subir y ahora que estoy buscando el momento no puedo pensar en eso (risas). Tengo tantas cosas pasando por mi vida que no puedo pensar en ello.

Están los años, ma su madurez no es un secreto…

Es tan chistoso… Yo sempre quise tener ese poder de ser adulto. Te lo confieso: cuando chiquito siempre sentí que me sentía más maduro que mis amigos, sentía que era un profesional. En esta carrera tiene que ser visto como tal, y ya sabes, con el apelativo que tengo vienen muchas cosas buenas, pero también tiene una gran responsabilidad, que va más allá de mi rol de piloto. Uno es una especie de persona, para decidirlo de alguna manera. Uno se convence en una foto, una idea de lo que ve la gente. Honestamente, soy consciente de que tengo 17 años, a veces soy un niño y a veces soy un señor con mucha responsabilidad (risas).

¿Cómo te gusta mucha exposición siendo tan joven?

Honestamente, siempre he visto a mi papá en estos, y no quiero saber que es algo natural para mí, pero puedo obtenerlo de él. Desde pequeño, cuando hacía las entrevistas, podías estar de su lado, agarrando su brazo, abrazándolo, preguntándole cómo respondía… Entonces, muchas cosas de las que yo hago hoy en día tenen que ver con cómo lo hacía mi papá , ma lo lo más importante para mantenerlo de mi lado y también tener mi propia carrera.

(Además: Él es Juan Pablo, el hermano piloto de la Miss Universo Paulina Vega).

Antes de dar el salto a la F3, opta por corregir en la Fórmula Regional de Oriente Medio tu primer campeonato con el nuevo equipo, Hitech, y terminar en el punto 21. ¿Cómo empezó esta experiencia?

(Suspira) Esto, lo confieso, es muy complicado de explicar a las redes sociales porque alguien como conductor siempre quiere hacer lo mejor, pero lamentablemente hay cosas que están fuera de nuestro control. Honestamente, no era el campeonato que queríamos y esperábamos. Terminé el año pasado en una especie de lío con tanto que estaba pasando, la relación con mi equipo anterior no se inició y yo no estaba allí donde guardo ese estar, así como este año debe cumplir, reiniciar mí, y llegaré donde me guarde estar. Para esto me sirvió el campeonato.

“El talento es”, siempre sigue a papá, pero ¿qué cree que hace falta para que lleguen los resultados que sabe que puede obtener?

¡Uff! Sé que hay muchas cosas para trabajar. Las clasificaciones son una de ellas, suelo subir y bajar y retroceder en la carrera… Lo que pasa es que no puedo parar a la gente (risas): si te viene un torpedo y me pega, no puedes hacer nada. Claro, si saliera desde más adelante, quizás me expondría menos.

¿Se sintió bien con el carro en Medio Oriente?

Francamente, en el campeonato pasado, el vagón no fue capaz de mover las primeras posiciones, tuvimos fallas graves en el motor. Para eso el equipo trabajó con cuatro pilotos y al final solo terminaron dos… fue difícil, pero decidí seguir, no solo para entrar a la F3, hasta trabajar la parte mental, aprendiendo y aplicando. Te lo digo así: el campeonato de Medio Oriente fue de aprendizaje.

¿Cómo has oído hablar del vagón F3, para cuál es su resolución real del año?

Desde el momento en que monté este carro, sentí que tenía un poquito más de poder, voy algo más rápido. El tema también es, como campeón de la FIA ​​(Federación Internacional de Automovilismo), los motores son supuestamente iguales, por lo tanto, no deberían darnos problemas. Crees que el carro podría ser más rápido, pero nosotros también tenemos muchas cosas y tiempo para trabajar.

¿Y con el equipo cómo se tiene sentido?

Muy bien, la verdad. El potencial que tenemos es bastante alto y creemos que no es un poco llegar lo más lejos que podamos, pero lo que si es dar. Estoy trabajando con mi ingenio tanto para mejorar el tanque como para conquistar la competencia, que es muy diferente al año pasado, comprometiéndome con lo que soy en un equipo nuevo, y las teorías son diferentes en cada escuela. Por ejemplo, cuando debutó con Campos Racing en F3 no fue difícil adaptarse porque trabajaba muy parecido a Prema, mi equipo anterior. Hitech es un equipo británico que trabaja distinguido, pero que tiene muchas habilidades.

¿Cómo consigues mantener siempre una carrera de sprint en la F3 y crear nuevas funcionalidades como el uso del DRS (alerón trasero móvil)?

Creo que es importante maximizar el final de la semana. Con el DRS es como cambiar el contador, ya sabes que cuando sales a la recta, espichas la palanca y listo. Entonces, antes de frenar, abre, frena, y se solucionó el problema. Decíamos que el DRS abre después del primer turno y no después de los dos primeros, lo que sirve para atacar a todos. Ahora, con el sprint de carrera… (sospecha), entonces lo veo de mala calidad (clasificación), entonces tienes que estar entre los 12 primeros o el final de la semana será muy complicado. ¡El tema es que la diferencia entre los primeros 20 años es un segundo!

Y entre esos competidores, hay muchos conocidos suyos… ¿Cómo se vive la rivalidad en estas etapas previas a la élite?

Es muy difícil porque hoy en día la relación entre los pilotos es muy diferente a cuando salgo con papá, por ejemplo. Con todos soy bastante cerca, con Beganovic, con quien vengo de compartir equipo, con Fornarolli, que sempre está a donde voy (risas), están otros amigos de karts… entonces es chévere reencontrarse con tanta gente. Agradezco que muchos lo sigamos, porque hay otros que se están quedando en el camino por diferentes motivos. Así mismo, al fin y al cabo, para que seamos amigos, cuando uno aguanta el casco, aguanta que vencer a los otros.

Esto recién camina, pero ¿cuál es entonces la gran meta para esta primera temporada en F3?

La verdad no ha pensado mucho en los resultados por lo que en definitiva tiene mucho por delante. Si uno hace el trabajo que tiene que hacer, los resultados vienen solos, y trabajó mucho ahorita, así que tuvo un buen año. Por mal que me vaya, debo estar entre los 10 mejores. La mínima, mínima, es esta: terminar entre los 10 primeros. Espero estar pelando los triunfos en carreras porque tengo potencial para hacerlo, dar la piel en el sprint y atacar lo más que pueda. Eso haré.

El ABC de la Fórmula 3

Vagón

FIA Formula 3 es una categoría de 30 pilotos en autos idénticos. El vagón que monta con motor Mecachrome de 6 cilindros y 3.4 litros atmosférico, que genera 380 CV a 8.000 rpm, para una velocidad máxima de 300 km/h

Competencia

La Fórmula 3 comparte diez fines de semana del año con la Fórmula 1. Practica hoy y finaliza el 3 de septiembre. Los Grandes Premios cuentan con prácticas (45 min), qualy (30 min), carrera sprint (40 min + 1 vuelta) y carrera principal (45 min + 1 vuelta).

Puntos

Para la carrera principal, los 10 primeros clasificados obtendrán 25, 18, 15, 12, 10, 8, 6, 4, 2 y 1 puntos respectivamente. En el sprint, los 10 primeros obtienen su parte de lo que obtienen en capital. Quien ganó la pole en la giornada de clasificación suma dos unidades más

semillero

La Fórmula 3 en su formato actual nacida en 2019. La edad mínima para competir es de 16 años. Hasta el momento, 38 pilotos dieron el salto a la siguiente categoría, la Fórmula 2. De ellos, Oscar Piastri (21 años) y Yuki Tsunoda (22) estaban vinculados a la F1.

ANDRÉS FELIPE BALAGUERA SARMIENTO
PERIODISTA DEL TIEMPO

@balagueraaaa

Otras notas