Las autoridades brasileñas informan que seguirán de cerca el proyecto que establecerá una presencia política permanente en las favelas de Río de Janeiro, hasta la muerte de un comandante policial.