De acuerdo con los resultados de la encuesta Pulso Social desarrollada por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), el 82% de los hogares colombianos no tienen la posibilidad de establecer un plan de terror. En esta realidad, es importante que los colaboradores mantengan conocimiento sobre el buen uso del dinero. Pero aún así, cuando el país atraviesa una situación económica suficientemente dinámica, afectado principalmente por los índices de inflación, la depreciación del peso, las posibles reformas por las que atraviesa el Gobierno, entre otros factores.

(Finanzas personalis: ‘tips’ para que el pasa de precios no lo afecte).

Sí, y esto se plantea porque hoy más que nunca los trabajadores requiere de una asesoría que pueda brindarle orientación y elementos confiables para establecer un plan financiero acorde a sus necesidades y momentos de la vida. Si, eres el estudio de Bienestar Financiero hecho por Mercer, El 84% de los empleados confían en sus empresas como segunda fuente de asesoramiento después de su familiaporque es importante que las organizaciones planifiquen acciones e iniciativas con las que puedan garantizar estabilidad y salud para el alcalde y sus colaboradores.

Para empezar, es importante definir el bienestar financiero, que se refiere a una situación en la que un individuo o una familia tiene un control adecuado sobre sus finanzas y cuenta con los medios necesarios para satisfacer sus necesidades presentes y futuras.. Esto incluye tener un ingreso estable, tener miedo a situaciones imprevistas, revertir su futuro que incluye vejez y pagar sus cuentas de manera responsable.

(Dólar: ¿es buen momento para comprar e invertir con este uniforme?).

“Alcanzar y mantener el bienestar financiero requiere planificación y disciplina. Esto transmite una sensación de seguridad y libertad financiera. Pero esto, no solo es responsabilidad de las personas, sino también de las organizaciones que deben fomentar el buen uso de las finanzas personales de sus empleados, que al final repercuten directamente en los resultados de una empresa”dice Suzelle Morris Líder de Bienestar Financiero para Mercer en Andina, Centro América y el Caribe.

¿Por qué hablar de bienestar financiero en las organizaciones?

En primer lugar, es muy probable que un empleado preocupado por las finanzas trabaje por dinero, para hacer frente a los problemas financieros más cercanos y sin aportar innovación y eficiencia al trabajo. Incluso si puede medir la correlación de bajos niveles financieros con alto riesgo de fraude. A cambio, es más probable que un empleado financiero sea productivo y se concentre en el trabajo, porque él también libera la tensión y la tensión que producen los problemas financieros personales.. Por otro lado, una buena gestión financiera puede ayudar a mejorar la retención de empleados, y los trabajadores aprecian cuando una empresa se preocupa por su financiero exitoso.

Además de esto, las organizaciones que ofrecen programas y herramientas para mejorar la educación financiera de sus empleados pueden mejorar esta cultura y aumentar la credibilidad y el compromiso de los empleados con la empresa, por lo que no se trata solo de la compensación neta para entretener a los salarios emocionales que afectan la capacidad de compromiso y convertirse en un factor valioso para los empleados en todo momento.

(Cómo actuar inteligentemente en materia financiera este año).

“En resumen, ocuparse de las finanzas personales de los empleados es un amplio cambio de mercado para la empresa, que puede mejorar la productividad, retener a los empleados y mejorar la educación financiera general. Por tanto, es una iniciativa a tener en cuenta para cualquier organización” Morris completo.

Para el experto, es importante que las empresas implementen todo tipo de alternativas para promover un buen emprendedor financiero entre los colaboradores. Elementos que se traducen en otras variables que van más dentro de la productividad. Estos son algunos de estos:

– La retención de empleados: Si una empresa brinda asesoramiento financiero y capacitación a sus empleados, es más probable que los empleados sean valorados y comprometidos con la empresa, lo que reduce directamente la rotación de personal.

– Indemnización afirmada: Si las empresas solo usan puntos de referencia de compensación para compararse con el mercado, no toman en cuenta lo que sus empleados son, anhelan o valoran, pueden cometer el gran error de decidir cómo se mueve la industria y no cómo se incentiva a su gente. Cuando hacemos un uso adecuado de los recursos de la empresa, incluso en forma de compensación y obtención de beneficios, los resultados económicos se verán favorecidos tardía o duramente.

– Compromiso sostenible: Las empresas tienen la responsabilidad social de ayudar a sus empleados a tener un futuro financiero saludable, lo que contribuye a la buena voluntad de la empresa.

– Dificultad para prevenir costes: La inflación puede dificultar que las empresas pronostiquen y planifiquen sus costos en el mercado en general, y mantener el control del negocio más importante de las empresas que son su gente puede reducir en gran medida la complejidad de tomar decisiones financieras efectivas en esta temporada real.

Finalmente es importante que empresas y empleados se adapten y se ocupen de mitigar estos efectos negativos, si tienen una carga sobre las finanzas y establezcan límites para que en el futuro no se vean afectados por una mala gestión de las finanzas personales.

El empleado actual busca un equilibrio entre salarios competitivos y beneficios que mejoren su calidad de vida. Esto se ha reflejado en estudios realizados en América Latina y donde se puede observar que dentro de la industria laboral se prefieren los beneficios para la salud, el ocio, la flexibilidad.