• Ciencia
  • BBC Mundo, @bbc_ciencia

Fuente de la imagen, AP

Pie de foto,

Mario Molina recibió el Premio Nobel de química en 1995 por su investigación sobre los gases CFC.

Pura curiosidad científica. Eso, dice el premio Nobel Mario Molina, lo motivó para hacer el descubrimiento crucial que permitió detener la destrucción de la capa de ozono.

El primer mexicano que ganó un Premio Nobel de Química descubrió que los gases CFC (clorofluorocarbonos) eran los culpables de acabar con el ozono que protege al planeta de los rayos solares ultravioletas.

Y gracias a su curiosidad científica, se pudo impulsar la acción conjunta internacional para impedir la producción de esos gases.

«Es ejemplo de un problema que sí se pudo arreglar y nuestras mediciones nos indican que lo hicimos a tiempo», le dice Molina a BBC Mundo.