La Universitat de Barcelona (UB) investiga desde hace tres meses el fallecimiento, el año pasado, de un científico que investigaba una enfermedad mortal y contagiosa en un laboratorio de la UB. Según ha publicado este jueves ‘El País‘, el investigador estuvo en contacto con miles de muestras no autorizadas.

De acuerdo con la información publicada por el rotativo, el bioquímico comenzó a trabajar en Barcelona en 2018. Poco después empezó a sufrir síntomas propios de la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob, un trastorno cerebral grave y extraño.

La enfermedad es un mal neurodegenerativo que no muestra síntomas incluso años después de haberlo contraído. Los primeros síntomas son la demencia y la rigidez muscular. Puede causar la muerte en pocos meses.

Según relata ‘El País’, la muerte del científico por una enfermedad contagiosa ha sembrado inquietud en el resto de los investigadores del centro.

Congelador

Noticias relacionadas

La investigación de la UB se abrió después de localizar miles de muestras no autorizadas en un congelador del laboratorio. El Institut d’Investigació Biomèdica de Bellvitge (IDIBELL) y el consorcio CIBER se han sumado a la investigación.

El científico pidió la baja en 2020, pero no reveló el diagnóstico.