La Corte Suprema parece inclinada a permitir temporalmente abortos de emergencia en Idaho en situaciones en las que la salud de la mujer esté en riesgo. Esta información proviene de una opinión sin firma que apareció brevemente en el sitio web del tribunal el miércoles, según un informe de Bloomberg News.

Detalles de la revisión

La opinión, desestimada por motivos procesales, indicó que el tribunal no abordaría el fondo de la disputa en este momento. Esta decisión restablecería un fallo de un tribunal inferior que había suspendido la prohibición casi total del aborto en Idaho, permitiendo a los hospitales realizar abortos de emergencia para proteger la salud de la madre.

Contexto del caso

El caso se centra en si una ley federal que exige atención de emergencia para cualquier paciente anula la estricta prohibición del aborto en Idaho, que sólo permite el procedimiento en casos en que la vida de la mujer está en peligro.

Estado del documento

No está claro si el documento es definitivo. Un representante del tribunal dijo que una decisión en los casos Moyle contra Estados Unidos e Idaho contra Estados Unidos se publicaría a su debido tiempo. Patricia McCabe, portavoz del tribunal, dijo que el documento se subió accidentalmente al sitio web del tribunal.

Divisiones en la corte

La opinión no firmada, conocida como “per curiam”, reflejó una división de 6-3. El juez Ketanji Brown Jackson escribió una opinión que coincidió en parte y disintió en parte, argumentando que la ley federal debería revocar la prohibición de Idaho y que la Corte Suprema debería abordar la cuestión de inmediato.

Opiniones concurrentes y disidentes

Los jueces liberales, junto con Amy Coney Barrett, Brett M. Kavanaugh y el presidente del Tribunal Supremo John G. Roberts Jr., escribieron opiniones concurrentes o se sumaron a ellas. Los jueces conservadores Samuel A. Alito Jr., Clarence Thomas y Neil M. Gorsuch discreparon.

El juez Alito opinó que el tribunal debería haber abordado los méritos del caso y calificó la desestimación de desconcertante. Por su parte, el juez Jackson sostuvo que la desestimación no debería ser una forma de posponer la resolución de cuestiones importantes.

Implicaciones de la decisión

Si el documento refleja una decisión final, sería la segunda vez en este período que los magistrados evaden un fallo sobre los méritos del aborto. La decisión permitiría a las mujeres mantener el acceso a abortos de emergencia mientras el caso permanece en la corte.

opiniones de los jueces

La jueza Elena Kagan señaló que la decisión impediría que Idaho hiciera cumplir su prohibición del aborto cuando sea necesario para la salud de la mujer. El juez Jackson, coincidiendo con Kagan, dijo que la ley federal exige que los hospitales proporcionen cualquier tratamiento médico necesario para estabilizar a un paciente.

Reacciones y consecuencias

Los defensores del derecho al aborto advirtieron que esta no es una victoria definitiva. Alexa Kolbi-Molinas, de la ACLU, dijo que la Corte Suprema perdió una oportunidad de establecer claramente el derecho a los servicios de aborto de emergencia.

Esta situación se hace eco de una decisión reciente en la que el Tribunal evitó restringir el acceso a una píldora abortiva común, lo que subraya la tendencia del tribunal a evitar decisiones sustantivas en casos de aborto.

Impacto en otros estados

Un fallo amplio en este caso podría tener implicaciones para más de una docena de estados con prohibiciones similares desde la anulación de Roe v. Wade en 2022. La administración Biden ha utilizado la ley federal de atención de emergencia como uno de los pocos medios para impugnar estas prohibiciones estatales. .

Contexto legal en Idaho

Idaho había pedido a la Corte Suprema que interviniera después de que un tribunal de apelaciones bloqueara temporalmente la ley estatal. Según la ley de Idaho, el aborto es ilegal excepto en casos de incesto, violación, ciertos embarazos no viables o cuando sea necesario para evitar la muerte de la mujer. Los médicos que realicen abortos podrían enfrentar sanciones penales y la pérdida de sus licencias.

La administración Biden argumentó que la ley federal debería tener prioridad sobre la prohibición estatal, mientras que Idaho argumentó que esta interpretación federal intentaba eludir las prohibiciones estatales al convertir a los hospitales en lugares legales para realizar abortos.