La Bolsa española cayó un 0,36% al inicio de la jornada del jueves, situándose por debajo de los 11.000 puntos. Este descenso se produjo en un contexto de expectativa de los inversores sobre los próximos datos de inflación en Europa y EE.UU., y la primera vuelta de las elecciones legislativas francesas.

El índice selectivo cayó 79 puntos, cerrando en 10.951,5 unidades. Pese a esta caída, el índice IBEX 35 acumula un incremento del 8,4% en lo que va de año.

Grifols fue la compañía más afectada en la jornada, con una caída del 12,22%, seguida de Endesa (-6,39%) y Redeia (-3,9%), que ajustaron sus precios descontando dividendos.

A las 9:20 horas, las acciones de Grifols, farmacéutica catalana, se desplomaban un 7,42%, hasta situarse en 8,376 euros por acción. La acción clase B de Grifols, que cotiza en el mercado continuo, también cayó un 6,88%, hasta los 6,025 euros por acción.

Los analistas de Bankinter atribuyeron la rebaja del rating de Moody’s a la «débil» liquidez de Grifols y a su «alto» apalancamiento, pese a la reciente venta del 20% de Shanghai RAAS.