En 2022, año en que entró en vigor la reactivación, más hogares colombianos terminaron de pagar sus vidas y otros iniciaron los pagos para cumplir su sueño de tener casa propia.

Así mismo, cada vez más personas salieron de Casas Familiares para empezar a habitar un lugar alquilado.

(Va: Porque el metro vigilado en Medellín es muy caro).

Según el más reciente informe del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane) sobre la Calidad de Vida del año 2022, se evidenció que, eso sí, las viviendas que viven en vida propia remunerada no son la misma cantidad que en el año 2019 (fue 41,6% el porcentaje de familias) si hay un ligero aumento antes del año 2021, en el que el porcentaje fue del 34,7%, y en 2022 la cifra se situó en el 35%.

(Va: De esta manera es posible evitar las fases de reversión en bienes raíces).

En las cabeceras municipales y grandes ciudades ocurre lo contrario, pues para el año 2021 el 33,4% de los colombianos viven en hogar propio, pero para el 2022 el guarismo cayó 0,2 puntos porcentuales. Además, esta cifra sigue siendo muy baja en comparación con 2019, año en el que fue del 39,1%.

El desfase por delante en el año de la prepandemia aumenta en el caso de los hogares que viven en el campo, pues el 49,6% de los habitantes de vida propia se benefician este año, en 2022, solo el 40,8% lo tiene. Sin embargo, estas zonas del país se ven afectadas por la dinámica frente al año 2022, por lo que el aumento fue de 1,7 puntos porcentuales frente al 2021.

(Va: Cuantos colombianos tienen vida propia en 2023).

Por otro lado, el total nacional denota una ligera desaceleración de las familias que están pagando por su vida. En el año 2021, el 4,7% de los hogares en Colombia han estado en este proceso, mientras que para el 2022 la cifra es de 0,6 puntos al 4,1%, inferior a cuatro años.

Esta dinámica es evidente en todas las cabeceras municipales. En la pandemia la cifra fue de 5,8%, la más alta desde 2019, y para 2022 fue de 4,9%. En lo que que ver con los hogares que viven en arriendo, el porcentaje pasó del 38,6% en 2021 al 40,2% en 2022, lo que representa un aumento de 1,6 puntos.

Además, con un notable cambio de hábitos, los hogares que viven en los espacios con permiso del propietario, pero sin pagar a nadie, oscilan entre el 15,4% y el 13,9%. En las cabeceras municipales, la tendencia a vivir de compras también creció 1,7 puntos antes de 2021, pasando del 45,9% al 47,6%.

(Va: Calidad de vida de los colombianos: ¿qué tanto cambio durante el 2022?).

Esta tendencia es mucho más marcada que la de 2019, cuando era el 43,3% de los hogares colombianos.

PAULA GALEANO BALAGUERA
Portafolio del periodista