En la fiesta en eso Colombia no tuvo a su mejor jugador, al suspendido Gustavo Portay en el que perdió ante su otro club masculino, Daniel Luna por lesión, la Selección se topó con otro faro: Juan David Fuentes, el que milita en el Barcelona de España y el que se encargó de vender el 1-0 para eliminar Argentina e ir al Sudamericano sub-20 hex terminar.

Fuentes empezó en el Banco, ahí se la había pasado casi todo el Sudamericano, esperando, con la paciencia de los que salvan un tesoro bajo el guayo. Su gran momento fue en el partido de clubes contra Argentina, cuando estaba más enredado, cuando un gol gauchesco centró la catástrofe. Entró Fuentes para darle tranquilidad a la selección, al técnico Héctor Cárdenasal país.

Su primera intervención fue un cruzado remado, fuerte, con veneno, che l’arquero soltó e dio un rebote corto che non terminó en nada. Pero fue un aviso, Fuentes se entró de que ese arquero daba ventjas, le prometió con la vista que querría probarlo.

Y el hizo. Iba en el minuto 74 cuando Fuentes cambiaba de punta, atacado por la derecha, se inventaba un juego de exos que practica a diario en Barcelona. Se deshizo de su marcador y envio al arquero argentino en el fondo, como temeroso de otros remeros de Fuentes, y este no cogió tanta fuerza como el primero, sino que cogió magia, porque el arquero no vio esa pelota cuando pasó entre los pilares , y fue un gol, el 1-0 para la victoria de Colombia.

Una victoria de mucho trabajo

Colombia vs Argentina en la sub-20.

Colombia entró en el canto del mermado porque no fue Gustavo Puerta, su capitán, su mejor hombre, el jugador revelador que aseguró el boleto para jugar en el Bayer Leverkusen de Alemania. Para suplir en el plan estaba el área anterior del técnico Héctor Cárdenas, para disimular su ausencia estaba el desafío de todo el equipo en la cancha.

Mientras que Colombia jugaba a gran velocidad. No fue la misma Colombia la que vino a Brasil, exigió la certeza del empático, que fue suficiente, dinamitó la explosión del equipo.

Con el hecho de que no importa, es que caminar la fiesta daniel luna, el otro desequilibrante del equipo, iba a recibir un pizón como si hubiera sido un martillazo seco. Luna quiso seguir, siguió, intentó, ma no era el mismo Luna. Al minuto 34 ya no estaba, o fue el DT Cárdenas quien vio que ya no estaba, y lo cambió por Manyoma.

En general, la primera parte de Colombia estuvo conformada por imprecisiones. Argentina, que con el empático aseguróba su boleto pero de regreso a casa, no es que tuviera mucho para agredir, ma algo agredía. En ella depositó sus esperanzas. Brian Aguirreeso fue una feria.

En el segundo tiempo, Colombia pretendía tomar el control real, a lo que Argentina no le tomó confianza, que entró en apuros. Para ello entró la canción Juan David Fuentes. El partido, sin mayores emociones, quizás un mal despeje del portero colombiano Marquines que pegó en un rival y de carambola casos sorprendentes, se fue extinguiendo, hasta que llegó Fuentes para poner su sello y hacer realidad la clasificación. El próximo partido será el martes contra Uruguay.

PABLO ROMERO
redactora de EL TIEMPO
@PabloRomeroET

Más noticias deportivas