Tres hombres armados interceptaron el vehículo en el que se plazaba el cardenal Dom Orani Tempesta, y lo despojaron de su crucifijo y anillo.