El insomnio devoraba la noche. La angustia te mantuvo navegando más tiempo de lo habitual. Pero como si fuera necesario descansar, uno acaba cayendo en brazos de Morfeo. Tras unas horas de suaño, despiertas. Abre los ojos, reconoce el lugar, mira lo que pasa a tu alrededor… Intentas motivo, pero no puedes. Tu cuerpo no responde. L’angustia se apodera de ti hasta el punto que pides respirar. Se trata de reaccionar, de ayudar, de lograr un mínimo gesto que rompa la rigidez que te tiene paralizado. Hasta que, de pronto, tu cuerpo vuelve a obedecer a tu voluntad. Recuperas la movilidad, puedes volver a respirar con tranquilidad. La pesadilla ha terminado.

¿Te parece familiar? Asiento de a parálisis del sueño, un cambio en la salsa que ocurre durante el período de transición entre la salsa y el día anterior. Es decir, en un momento en el que la mente «está despierta» pero el cuerpo no. Este estado puede durar desde un puñado de segundos A un minuto. Pero han pagado por ello, asegurando que trata momentos muy angustiosos. Aún así no hay razón para alarmarse: tan solo es nuestra mente que estamos jugando una mala pasada.

En muchos casos, para quienes experimentan la forma regular de esta parálisis, surge la angustia de no poder moverse. acompañado de alucinaciones. Partiendo de la sensación de tener cierta presencia en el hogar, pasando por múltiples alucinaciones visuales, auditivas y táctiles: la parálisis del suelo puede convertirse en un verde pesadilla a ojos abiertos.

Por más rocambolesco que parezca, este fenómeno es muy común. Calcula lo que puede hacer esta transferencia afectar de forma recurrente entre el 5% y el 8% de la población. En su variante esporádica, podría presentarse en un porcentaje superior al 50%. Es decir, según apuntan las estadísticas todos podemos padecerlo en un momento otro de nuestra vida. Un fenómeno que, según estudios recientes, afectará con mayor intensidad en los estudiantes.

Causas: cuándo y por qué ocurre

Este se ha estudiado el fenómeno desde varias disciplinas y enfoques metodológicos. Aún así, hoy en día no hay un consenso claro científico sobre el porqué de esta transferencia. La hipótesis más aceptada sostiene que ver con un cambio de fase REM lo que producirá una superposición del sueño profundo y la víspera. Desde esta perspectiva, la parálisis del sueño ocurre cuando los patrones del sueño se rompen y dan lugar a parálisis. Otros estudios también han sido considerados por factores como la desequilibrio de las funciones neuronales o incluido con el regulación de la melatonina para explicar este fenómeno.

Si bien es cierto no sabemos exactamente por qué si se produce esta distorsión, varios estudios apuntan a la posibilidad de explicar cuando ocurre. En este sentido, hay muchas investigaciones en las que se apunta a los posibles desencadenantes. Situaciones de angustia, presión o estados emocionales podría ser el punto de inflexión que puede dar este angustioso fenómeno. También se ha observado cierta correlación entre la parálisis del sueño y otros trastornos como la ansiedad o la depresión.

Para otros trabajos, estudios recientes también han sido el foco de investigación sobre este alteración del sueño en relación con la salud mental relación con la salud mental de quienes la padecen. En esta línea, uno de los resultados más ambiciosos es la alta incidencia de este fenómeno en jóvenes estudiantes que, además, practican deportes. En estos casos, la parálisis del sueño también se asocia con síntomas de depresión.

Fantásticas representaciones

noticias de relación

Históricamente este trastorno del sueño ha sido relacionados con fenómenos paranormales tales como posiciones demoníacas, viajes astrales o incluso éxtasis extraterrestres. Es por ello que, en la cultura popular, podemos encontrarnos con innumerables descripciones de esta transferencia de sonido asociado con el mundo de lo desconocido. Fantásticas relaciones para investigar un misterio que finalmente ha encontrado un desenlace desde la ciencia.

Estas mismas narraciones, trasladadas al contexto actual, han dado lugar a una gran cantidad de películas y documentales en los que se describen de parálisis del suño. Ejemplo de hola, La pesadilla: el documental de netflix en el que describe esta experiencia.