Una inflación que no aguanta y uno de los asuntos de interés yendo a la par, son algunos de los Grandes preocupaciones de Jaime Jaramillo, codirector del Banco de la República sobre el constructor del sector, quien resaltó, en el marco del encuentro de Perspectivas Económicas de Camacol, que el desaforado consumo, con una devaluación del peso colombiano y aumentos en los costos de insumos será una fórmula de verdad desaceleración en el sector constructor este nuevo año.

Lea: Rezago en giro de subsidios inquieta al sector constructor del país

“El panorama macroeconómico muestra que tenemos un crecimiento bastante alto en 2021 y 2022, lo malo es que estos buenos datos no son sostenibles, un sector estuvo mejor en la fiesta que los otros”, señal.

Sobre esto, Jaramillo detacó el rendimiento del constructor, que no se incluye ante el impacto del covid-19. «Les fue muy bien. Conocemos el enorme aporte a la economía del sector de la construcción pese a la turmoil economía, siempre es uno de los motores económicos del país»comentó.

Lea: Anif advertido por retroceso de 5 años en política de vivienda

Sin embargo, en los últimos dos años las tasas de interés nos han obligado a presionar las cifras de récord, y ahora las tarifas son las más altas registradas en 20 años. En Jaramillo la preocupación es ese dinamismo del sector, sin embargo reconozco que en cinco años ha traído una de las cosas mínimas que permiten obtener más crédito, sobre todo para vivir, por el aumento de la capacidad. por compromiso. Para esto a través de estas subidas, el Emisor se fijo la meta de bajar a la inflación en los siguientes años y fijarla entre 1% y 3%.

«Cuando uno usa demasiado el crédito, el servicio de crédito y los intereses se lo comen», reconoció. Y es que a nivel país, la situación no es muy distinta: «las cosas teneren que sumar, el ahorro más endeudamiento es igual ahorro del sectordo y público. Ahora vemos un desahorro, muy típico de Colombia. Después de los años 2000 tenemos a deuda lo suficientemente grande que hace que una gran parte de los recursos del gobierno se destine a intereses, por lo que no es sostenible, hay que encontrar la manera de pagar la deuda»manifiesto.

Lea: Ministerio de Vivienda entregará 100.000 subsidios anuales de Cambia Mi Casa

‘Perspectiva 2023, no muy buena’

En el sector constructor, el codirector de la Emisor explicó que también está el panorama retador. “Antes había un exceso de inventario, los precios reales de la vida han disminuido, los costos han aumentado reflejando los ‘shocks’ de la vida. Las dinámicas son menores pero las entidades financieras siguen desembolsando para el sector de la vida”, tuerca.

Sin embargo, Jaramillo percibe una desaceleración en la demanda de vivienda, debido a la situación económica que agravó las finanzas de los hogares.

“Ha aumentado la carga financiera de los hogares (consumo) y ha disminuido la demanda de crédito, a esto suma el hecho que no tiene mucha capacidad de pago. Es para que la gente no tenga el mismo interés en comprar vivir como antes» decir.

Lea: Demanda de créditos se desaceleró: estas son las razones, según Banrep

Además, informe su preocupación acerca de la consumo desmedido a los hogares que ha hecho que depende de la capacidad financierapor lo tanto, en el futuro, no podrá acceder a un préstamo hipotecario.

“Las personas que tengan sobrepago en tarjetas, no podrán acceder a un crédito vivo, y es una preocupación”decir.

PAULA ANDREA GALEANO ABALAGUERA
Periodista de Portafolio