Mientras el Fondo Monetario Internacional (FMI) empieza a ver que la amenaza de recesión disminuye en algunos países y eleva sus previsiones de crecimiento económico para 2023, en Colombia vive todo lo contrario y pesa más de lo que esperaba en octubre pasado. año.

«Los riesgos adversos se moderan desde octubre y algunos factores positivos han cobrado relevancia”, destacó el FMI en su actualización de las estimaciones de la economía mundial publicada el 30 de enero. Sin embargo, dijo anche que los riesgos para las prospectivas siguen inclinados a la baja.

(Lea también: FMI: Colombia, Haití y Chile tenderán a perder peso en 2023)

Con el mundo viviendo las secuelas de la invasión de Rusia y Ucrania —casi cumpliendo un año—, recesiones y pérdidas esfuerzos para frenar la inflación A través de la acreditación crediticia, el FMI espera que la economía mundial se expanda al 2,9 por ciento este año, 0,2 puntos porcentuales más que lo que tuvo el Vaticano en octubre (2,7 por ciento).

Según el FMI, la desaceleración es menos pronunciada de lo que la gente espera en varias economías descarriladas, como los estados de EE. UU. (un crecimiento estimado del 1,4% en 2023, antes del 1,0%), Alemania o Italia.

El crecimiento económico demostrado ha sido sorprendentemente resistente en el tercer trimestre del año pasado

Estas dos economías europeas, incluidas, pueden plantear la perspectiva de una recesión. «Estamos muy lejos de cualquier tipo de marcador de recesión global«, dijo el economista jefe del FMI, Pierre-Olivier Gourinchas, según informa la Agencia AFP.

Es una buena noticia que se atribuye principalmente a cuando China reabre entre el levantamiento de la política ‘cero covid’ se produce una semana, sin embargo, también hay un mayor consumo y reversión. El gigante asiático crecerá un 5,2% por encima del 4,4% previsto dentro de tres meses, y se apegará a la economía global.

La inflación también parece estar disminuyendo en comparación con 2022. El FMI encabezó este año a 6.6 por ciento, un nivel ligeramente superior al 6.5 por ciento pronosticado en octubre pasado, pero en 2024 tendrá que volver a niveles por debajo de los de 2021 (4.3 por ciento frente a 4.7 por ciento anterior).

(Lea también: Inflación anual en Colombia no da tregua y está en 13,25% en blanco y negro)

Las tres locomotoras globales —Estados Unidos, China y Europa— resisten, aunque por distintos motivos, y esperan que todas las economías desarrolladas sigan sus pasos. Pero hay una excepción: el Reino Unido, el único país del G20 que experimentará una recesión, del orden del 0,6 por ciento.

Rusia, en cambio, podría salir de la recesión y pesar las sanciones impuestas por la invasión de Ucrania el 24 de febrero de 2022. Su economía se expandirá levemente en 2023 (0,3 por ciento) y bastante más en 2024 (2,1 por ciento).

Si bien muchas economías crecerán menos que otros años este año, algunas han mostrado una resistencia sorprendente. «La predicción de bajo crecimiento en 2023 refleja la Aumento de impuestos del banco central para combatir la inflaciónespecialmente en las economías avanzadas, así como (el efecto de) la guerra en Ucrania”, explica el FMI.

Pero «el crecimiento económico demostrado fue sorprendentemente resistente en el tercer trimestre del año pasado, con mercados laborales fuertes, consumo interno fuerte y también una reversión corporativa», dijo Gourinchas.

Además, digo que los países se adaptaron mejor de lo esperado. crisis de energía en Europa, con precios del gas inferiores a los previstos y recursos suficientes para el invierno boreal.

Paisaje en América Latina

El FMI estima que América Latina y el Caribe crecerá 1,8 por ciento este año, menos que el nivel global pero 0,1 punto porcentual más que lo anticipado en octubre. Además, dice que es probable que 2023 sea un año difícil para la región.

«Mucho creación de empleo a medida que se desacelera el consumo de gas en bienes y buenos servicios y se debilita la confianza de consumidores y empresas. El crecimiento también se verá limitado por una desaceleración en los socios comerciales, particularmente en EE. UU. y la eurozona”, dice.

Las dos locomotoras económicas regionales, Brasil y México, crecerán 1.2 por ciento (+0.2 puntos porcentuales) y 1.7 por ciento (+0.5 puntos porcentuales), respectivamente. Chile sería la única economía que se contraería con un 1,5 por ciento.

A pesar de las dificultades obvias, el FMI dice que las políticas deben centrarse en asegurar la estabilidad económica, estimular el crecimiento y la creación de los ateos, promover la puesta en marcha de empresas y abordar las necesidades sociales de las personas que encuentran muchas personas en la región. «Esto ayudará a vivir el malestar social ya restaurar la confianza en las instituciones públicas”, agregó.

(Lea también: Razones por las que inflación sigue imparable, pesa medidas de choque de Petro)

¿Y Colombia?

El FMI espera que la economía colombiana crezca un 1,1 por ciento en 2023, la mitad del pronóstico que emitió tres meses después. Pero la recuperación la ha unido el próximo año con un Producto Interno Bruto (PIB) creciendo un 2,1 por ciento.

El gerente general del Banco de la República, Leonardo Villar, mencionó que esa desaceleración que se observa debe ser que el punto de comparación —que es 2022— es muy alto. La Emisor espera que el PIB cierre en 8 por ciento.

Luis Fernando Mejía, director de Fedesarrollo, comparte este punto de vista. De antemano, el fondo estimó que Colombia habría crecido 7,6 por ciento el año pasado y ahora su estimación se ha reducido al 8,1 por ciento. “Esto implica un efecto mayor en base a la comparación del crecimiento económico entre 2023 y 2022 y esto implica una reducción de la previsión para este año”, explica.

La predicción actual del FMI está mucho más en línea con el 1 por ciento de la Andi y el 1,5 por ciento espera el mercado y Fedesarrollo. Sin embargo Banco de la República es más pesimista. El equipo técnico prevé ahora un aumento del 0,2% (antes era del 5%) por la esperada disminución del consumo y el retroceso en los países.

La pronunciada desaceleración que se espera para este año responde también a los incrementos que ha sostenido la tasa de interés de la Emisor en los últimos meses y que actualmente la ubican en 12,75 por ciento, lo que se suma a la necesidad que tiene Colombia de cerrar el déficit de cuenta corriente. que sigue siendo muy alto.

Para registrar un PIB más alto y evitar una recesión, Alberto Bernal, director de Estrategia Global de XP Investments, cree que es fundamental recuperar la confianza y que el gabinete del presidente Gustavo Petro depende del «discurso responsable» que tiene el ministro de Hacienda. José Antonio Ocampo y se aleje del «discurso anticrecimiento» de los ministerios de Trabajo y de Minas y Energía.

Igualmente, es clave reducir la incertidumbre que existe sobre los cambios previstos por el gobierno en el sistema de pensiones.

«Los inversionistas están muy preocupados ante la eventualidad del gobierno del presidente Petro tomé decisiones que van en contra de los mercados de capitales. La reforma de las pensiones es quizás la más importante de todas. Una reforma como la que quieren pasar ora sería terriblemente mala para la macroeconomía colombiana”, advirtió Bernal.

ECONOMÍA Y NEGOCIOS