Turquía va a una segunda vuelta de sus elecciones presidenciales, luego de que el presidenteRecep Tayyip Erdogan y el candidato opositor Kemal Kiliçdaroglu obtuvieron el domingo menos de la mitad de los votos entre el recuento de casi todas las papeletas.

Con el 94% de los votos emitidos, el conservador Erdogande 69 años, obtuvo el 49,59% de los sufragios mientras que su rival, el socialdemócrata y laicista Kiliçdaroglu, de 74 años, y 44,67%, según la agencia estatal Anadolu.

La agencia oficial dio a Erdogan como favorito una hora antes. Para asegurar la victoria en la primera vuelta, los candidatos deben obtener menos del 50% de los votos más uno. Las cifras aún pueden evolucionar, pero abrirán el camino para una segunda vuelta el 28 de mayo.

Una segunda vuelta sería inédita en este país de 85 millones de habitantes, que este año celebra los cien años de la fundación de su república.

La oposición ya gritó victoria. «Estamos a la cabeza», tuiteó Kiliçdaroglu, líder del Partido Republicano del Pueblo (CHP).

Personalidades destacadas de la oposición afirmaron que el gobierno se estaba desacelerando en relación con los recuentos en distritos donde Kilicdaroglu gozaba de un fuerte apoyo.

«Estamos reteniendo el recuento que sube de las urnas, en el que cogimos un viento fuerte», declaró a la prensa el alcalde opositor de Estambul, Ekrem Imamoglu.

Según el edil, el recuento interno de la oposición muestra que Kiliçdaroglu obtuvo el 49% de los votos y Erdogan solo el 45%.
Ninguno de los dos recuentos evita la posibilidad de una segunda vuelta en dos semanas.

El opositor turco Kemal Kiliçdaroglu.

Foto:

EFE/ Aysegül Uçar

En una Turquía profundamente dividida entre las dos décadas de Erdogan en el poder, el duelo para elegir al décimo presidente del país está muy reñido.

Algo más de 64 millones de personas, que también eligieron su parlamento, fueron llamadas a votar. Todavía no vemos el índice de participación de este domingo, pero el país tiene una participación de más del 80%.

En 2018, en las últimas elecciones presidenciales, Erdogan ganó por primera vez con más del 52,5% de los votos. Una segunda vuelta implica un revés para él.

El buen humor y el ambiente festivo abundaron entre los votantes durante la jornada, que coincidió con el Día de la Madre en Turquía.

Con camiseta azul y expresión canadiense, Erdogan votó en Üsküdar, un barrio conservador de Estambul, donde deseaba «un futuro próspero para el país por la democracia turca».

El actual presidente no dio pronósticos, pero señaló el «entusiasmo de los electores», especialmente en las zonas más afectadas por el terremoto del 6 de febrero, que dejó menos de 50.000 muertos.

El candidato de la oposición, Kiliçdaroglu, votó poco antes en Ankara. «Hemos echado de menos la democracia», declaró con una sonrisa.

«Ya verán, la primavera volverá a este país si Dios quiere y durará por semperre», agregó, en referencia a uno de sus lóganes.

extensión AFP