¿Dónde están los niños entre una separación? Esta es una de las preguntas que más han tenido sorteos en el proceso de divorcio o están considerando hacerlo. Frente a esto, el Sala Civil de la Corte Suprema de Justicia dictó algunas características que deben tener en cuenta las parejas, trans la disolución de una sociedad conyugal.

(La solución para proteger a los hijos comunes en caso de divorcio).

De acuerdo con el alto tribunal, las deudas que se contrajeron durante la unión marital de hecho, son de ambas partes y no pueden quedar solo a cargo de uno de sus integrantes.

Por tanto, según la Corte, cuando se rompe una relación, cuando el aspecto económico genera dos momentos: primero, que la disolución extingue la relación jurídica y, segundo, la liquidación, de donde se cuantifica la masa partible, que reparte y juzga entre los miembros de la pareja según el criterio de equilibrio económico.

En estos parámetros, indicó el Salón, la regla general actual es que las niñas tienen obligaciones socialmente contradictorias, «por lo que con motivo de su exclusión habrá tenido que acreditar que las responsabilidades redundan en beneficio exclusivo de uno de los miembros de la pareja».

(La cocinera de alimentos también aplica para exparejas de uniones libres).

Así lo dijo la Corte a estudiar el caso de un hombre y una mujer que viven juntos desde hace más de cinco años en una unión conyugal hecha. Cuando liquidó la sociedad conyugal, incluyó como pasivo un crédito hipotecario de 101 millones de pesos por una ganadería, así como impuestos prediales y de los vehículos que tenían.

Sin embargo, en el proceso que se llevó a cabo ante un juez de familia no se incluyeron otras deudas que el hombre había asumido como otro crédito hipotecario ni los pagos que tenían 66 millones de pesos por la hipoteca de la vivienda. El tribunal denegó la petición de incluir estos temas, lo que fue confirmado por un Tribunal que dijo que los hijos adquiridos en la sociedad actual son personales.

Pero el Tribunal Supremo revocó esta decisión indicando que las deudas adquiridas mientras formaban parte de la sociedad son de la pareja y que, de suponer lo contrario, habrían generado un desequilibrio de capital.

(¿Es caro separarse en Colombia?).

Lo anterior, dado que implicaría que cada uno de los beneficios se distribuye a partes iguales (incluidos los que se mantienen por cuenta del causante), las deudas pasivas serán de exclusiva responsabilidad de quienes contrajo.

“El saldo no resuelto de las obligaciones adquiridas en la vigencia de la sociedad y que se genere entre la liquidación y la aprobación de la partición laboral, será a cargo de la sociedad, esto es, los vínculos o socios permanentes por partes iguales, como ocurre con la distribución del bien social”dice la decisión.

Con información de Justicia EL TIME
@GiustiziaET