Investigadores españoles del CSIC participó en la observación y estudiar de un chorro de material que nació de una aguja negra supermasivo para devorar una estrella, un fenómeno cuya estrella luminosa es la más brillante jamás captada y cuya fuente es la más lejana hasta ahora.

A principios de 2022, el telescopio ZFT (instalación transitoria de Zwicky) del Observatorio Palomar (EE.UU.) detectó un destello extraordinario de donde, la noche anterior, no glittera nada.

Con una intensidad equivalente a mil billones de soles, este fenómeno ha sido estudiado por diferentes grupos científicos, entre ellos el Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC) él nació en Instituto de Ciencias del Espacio (ICE-CSIC)Ambos de Consejo Superior de Investigaciones Científicasunido al Instituto de Estudios Espaciales de Cataluña (IEEC).

Los investigadores ya han publicado dos artículos en él Naturaleza si astronomía de la naturaleza en las que coinciden en el origen del destel: se trata de un chorro o chorro de materia relativista producido por una aguja negra supermasivo para devorar una estrella.

Según explicó el investigador de la ICE-CSIC él nació en CEI Tomás E. Müller Bravo, la mayoría de las galaxias habita en sus regiones centrales de agujeros negros supermasivos, que contienen hasta millas de millones de veces la masa del Sol.

Los objetos son tratados con un campo gravitatorio tan intenso que la luz puede escapar, y muestran una estructura formada por un disco de gas y polvo (disco de acreción) que absorbe el material de su entorno.

“La mayor parte del tiempo, sin embargo, los agujeros negros supermasivos no devoran nada”, informó el investigador de la IAA-CSIC Miguel Pérez-Torresquien describió lo sucedido es que la estrella desapareció de las fuerzas de marea del agujero negro, y pasa a formar parte de su disco y termina siendo engullida por él.

“Sin embargo, en algunos casos extremadamente raros, la aguja negra expulsa chorros de material que viajan casos a la velocidad de la luz en el proceso de destrucción y creación del material de una estrella”, señaló. José Feliciano Agui Fernándeztambién detective del IAA-CSIC.

Según este astrofísico, “los cálculos apuntan a que estos chorros si se producen sólo en el 1% de los casos, y eso es precisamente lo que observamos”. De hecho, la estrella luminosa del evento, que los astrónomos han bautizado AT2022cmcestá entre los más brillantes jamás observados.

La fuente es también la más ligera detectada, en una 8.500 millones de años luz de distanciadonde parece entrar en el centro de una galaxia que ahora no es visible debido a la luz de AT2022cmc lo eclipsó.

Sin embargo, cuando el episodio final, podría ser fotografiado por telescopios espaciales Hubble o james webbsegún los astrónomos.

Los dos trabajos que han analizado el fenómeno han concluido que el coro del agujero negro podría apuntar directamente a la Tierra, lo que hace que la señal parezca más brillante que si el coro apunta en cualquier otra dirección.

noticias de relación

“El monitoreo constante del cielo es fundamental para detectar estos eventos lo antes posible, y luego darle seguimiento con múltiples telescopios”, subrayó Müller Bravo, quien desea que en los próximos años, la aparición de telescopios más potentes permita una mayor detección. eventos de desintegración del mar que, a su vez, podrían exclamar cómo crecen los agujeros negros supermasivos y cómo dan forma a las galaxias que los rodean.

«Descubrir este fenómeno en conjunto demuestra que podemos encontrar más en el futuro a distancias exactas del proyecto. extensión LSTun telescopio de dos metros que se está construyendo en Chile y que promete volver a la final de 2024”, agregó Lluís GalbanyInvestigador de ICE-Ampliación del CSIC él nació en CEIque también participó en el estudio.