Uno de los grandes proyectos de la nueva ley de la ciencia es el despegue de la Agencia Espacial Española. ¿Qué tipo de proyectos podemos esperar en esta organización?

Allá Agencia Espacial Española nace como un ambicioso proyecto enfocado a impulsar la industria aeroespacial. Por un lado, proyectará proyectos en marcha y, por otro, impulsará otros nuevos. España ya es un país líder en el espacio. Ahora, por ejemplo, tenemos la capacidad de diseñar, fabricar y comercializar aeronaves. En la esfera espacial, la última parte falló. Por tanto, con este nuevo organismo también ponemos en marcha una nueva autorización para lanzar el primer lanzador de microsatélites íntegramente español.

«La Agencia Espacial Española heredará proyectos ya en marcha e impulsará nuevos»

¿Habrá proyectos espaciales en Catalunya?

Sí. En la parte industrial, los programas de grandes empresas como Indra o GTD serán gestionados por la nueva agencia, al igual que las obras de nuevas empresas del lamado ‘Nuevo espacio’ como Open Cosmos, Sateliot, Lobelia o Satellogic. En los centros de investigación, el Barcelona Supercomputing Center, la Universitat Politècnica de Catalunya o el Instituto de Ciencias del Mar (ICM-CSIC) son instituciones de referencia también en proyectos espaciales y con toda la seguridad para el desarrollo de proyectos de futuro de la Agencia Espacial Española.

La gran promesa de esta ley era crear una financiación más estable para los centros de investigación. ¿Qué se ha hecho para lograrlo?Hemos desplegado el mayor presupuesto en I+D+i de la historia de España. En la Comisión Europea, somos il cuarto país que más fondos de recuperación ha destinado a la ciencia y la innovación. Es un plan de choque, pero no queremos que sea un espejismo. Por eso estamos cegados por una financiación estable de la ciencia. Abandonábamos la recepción totalmente al contrario de lo que robó el Partido Popular durante la crisis financiera. En los cinco años más duros de matriculaciones han llegado a España más de 10.000 plazas de investigadores. Ahora estamos respondiendo a más velocidad, porque muere cada investigador que disfruta incorporando 12.

“En Europa hay cuatro países que más fondos de recuperación tienen para la ciencia y la innovación”

La comunidad científica denuncia la gran cantidad de trabajo burocrático para acceder a la financiación. ¿Qué prevenir para solucionar este problema?

Hoy en día la ciencia se financia a base de proyectos. Los grupos de investigación se presentan en la convocatoria y, si se benefician de ella, tienen un tiempo para iniciar el proyecto. Ahora queremos apostar por un nuevo modelo que proporciona una base de financiación para la investigación. De esta forma, incluso partiendo de una competición, los grupos dispondrán de una cuantía económica en función de lo que podrán trabajar los siguientes años. Así, el día 1 de enero tenderán a garantizar unos fondos con los que están investigando más los proyectos. Este modelo se aplica en otros países. Este mismo año pondremos en marcha este modelo con una prueba piloto dotada con 30 millones de euros.

«Vamos a pedir un nuevo modelo que ofrezca una financiación básica para investigar»

más de la grandes problemas de la ciencia española es la fuga de cerebros. ¿Estás haciendo algo para recuperar tu talento perdido?

Estamos trabajando para crear mejores condiciones en la ciencia. Por ejemplo, con la nueva ley hemos asegurado un modelo de contrato indefinido para los investigadores y hemos creado un itinerario estable para la carrera científica. Lanzamos la oferta de empleo público más ambiciosa en 15 años. Solo en el último año, con este nuevo modelo, el 10% de los casos de investigación de Ramón y Cajal fueron para detectives que se han acostumbrado al extranjero. El 25% fueron personas con nacionalidad extranjera por lo que, además, Entendemos que estos promedios están sirviendo para atraer talento.

noticias de relación

¿Cuántas veces se considera que la ciencia española se está recuperando de la crisis estructural en la que se encuentra desde hace años?

Sí. Estamos ante un cambio revolucionario. Hemos pasado de expulsar talento para reclutarlo. Una cifra clave es la que ahora mismo, tal y como registran las cifras del registro de empleo, uno de cada cuatro empleados en España está en el sector de la ciencia y la innovación. En Catalunya esta cifra es todavía más elevada. Uno de cada tres empleos tiene que ver con el sector científico. Esto significa que las medidas desplegadas hasta la fecha están dando sus frutos.